Te conoci en el autobus

Una vez vi a una chica en una parada de autobús. Quise conocerla y me acerqué a ella. Me miró y me susurró pidiendo que llamara a una ambulancia porque estaba sintiendo que algo fallaba en su corazón. Rápidamente, llamé. La ayudé a salir de un paso peatonal subterráneo, expliqué su estado al personal de la ambulancia y les dejé mi número de teléfono. Al día siguiente, veo la llamada entrante de un número desconocido, descuelgo y oigo: “Hola, gracias por todo. Me llamo María“. Desde entonces estamos juntos.

Deja un comentario